Psicoterapeuta analiza a Luis Castañeda y concluye que envidia a Villarán

Fuente: La República.

Susana Villarán / Luis Castañeda ( Fotos: La República / Verónica Mendoza / Juan Pablo Azabache)
Susana Villarán / Luis Castañeda ( Fotos: La República / Verónica Mendoza / Juan Pablo Azabache)
Carmen González intentó hacer un perfil psicológico del burgomaestre.

Tras el rechazo que ocasionó en las redes sociales y algunos colectivos ciudadanos, la desaparición de murales artísticos en el Centro de Lima, por orden del alcalde Luis Castañeda, éste no ha podido salir al frente con una repuesta coherente. Precisamente, por ese motivo, Ideeleradio le pidió a la psicoterapeuta Carmen González que analice el perfil de esta autoridad edil. (más…)

Anuncios

Transfugismo

 Fuente: La República

Catedrático acusado de tránsfuga genera caos

Cerrada. Universidad Nacional del Altiplano está tomada desde el 25 de abril.
Cerrada. Universidad Nacional del Altiplano está tomada desde el 25 de abril.

Cambio. Félix Tapia, elegido por Alianza Universitaria, decidió apoyar a la oposición en elección del decano de Ciencias Sociales. UNA fue tomada por alumnos.

Liubomir Fernández.
Puno.

El cambio del bando político del catedrático de Antropología, Félix Tapia Pineda, provocó el enfrentamiento entre docentes y estudiantes de la facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional del Altiplano (UNA). El docente universitario decidió apoyar al grupo opositor en la elección del decano de la facultad. El hecho generó que los alumnos lo tildaran de “tránsfuga”.

El caso generó una ola de enfrentamientos entre grupos opuestos, al punto que las autoridades universitarias suspendieron el proceso y aceptaron la crisis.

Tapia Pineda es miembro del Consejo de Facultad por el movimiento Alianza Universitaria (AU). Este grupo postuló a la profesora Ruth Boza Condorena como candidata a la decanatura. Su elección estaba literalmente asegurada porque contaban con el voto partidario de 10 de los 19 miembros del Consejo de Facultad.

El proceso electoral estaba programado para el 25 de abril. Ese día Félix Tapia se presentó al local de votación, pero acompañado por los representantes  del movimiento “Democracia y Moral Universitaria”. Esta facción tenía como candidato al profesor Emilio Flores.

Este cambio de postura generó protestas, al punto que decenas de estudiantes no permitieron su ingreso al local de votación. Los universitarios asumieron que Tapia Pineda había traicionado a su grupo. Algunos más osados gritaron que había recibido algún incentivo.

El catedrático Félix Tapia, a pesar que se defendió de las acusaciones, no logró convencer a sus alumnos. Explicó que decidió cambiarse de lista porque nunca militó en Alianza Universitaria. Sostuvo que un día lo abordaron para que firme un documento sin saber que eso lo convertiría en candidato. Sin embargo, no supo explicar por qué no renunció, si su candidatura estaba en contra de su voluntad. Ante la pregunta guardó silencio. 

SIN DECANO

Tras el enfrentamiento con piedras y bombardas, el comité electoral suspendió las elecciones para el 28 de abril, porque consideró que no existían garantías. Pero los exaltados alumnos tomaron el local universitario y exigían que no se tome en cuenta al catedrático Tapia. Ayer ocurrió lo mismo, esta vez el bando contrario de “Democracia y Moral Universitaria” exigía que se lleve a cabo la elección. Mientras tanto, para hoy el grupo que cuestiona el cambio de agrupación política tiene previsto nuevas acciones de protesta.

El enfrentamiento provoca que el resto de alumnos de la UNA tampoco puedan ingresar al local. El próximo decano estará en el cargo por tres años, antes que se realice un nuevo proceso.

El actual rector de la Universidad Nacional del Altiplano, Germán Yabar Pilco, sostuvo que el caso de la Facultad de Ciencias Sociales sería tratado en Consejo Universitario. Explicó que existe la posibilidad de elegir a un decano interino mientras se evalúa la forma de retomar la elección en un clima de paz. 

Anulada la promoción de las fiscales que votaron a favor del nombramiento de Carlos Ramos Heredia

 Fuente: La República

Tribunal Constitucional anuló designaciones de Ávalos y Miraval como fiscales supremos

Los nombramientos de Ávalos y Miraval fueron anulados.
Los nombramientos de Ávalos y Miraval fueron anulados.

Ambas magistradas habían votado a favor de la elección de Carlos Ramos Heredia como fiscal de la Nación.

El Tribunal Constitucional decidió fallar a favor de Mateo  Castañeda en relación al recurso de apelación qu exigía declarar nulas las designaciones de las magistradas Zoraida Ávalos y Nora Miraval como fiscales supremos.

Además, dicho órgano constitucional establece que Castañeda sea nombrado como fiscal supremo.

Cabe recordar que ambas magistradas -junto a José Pelaéz Bardalez– fueron los miembros que votaron a favor del nombramiento de Carlos Ramos Heredia, primo de la primera dama Nadine Heredia, como fiscal de la Nación.

Más información en breve

Con chaleco antibalas, Fiorella Nolasco realizó valiente intervención en audiencia

Fuente: La República

Con chaleco antibalas, Fiorella Nolasco realizó valiente intervención en audiencia (VIDEO)

 (Fuente: Canal N/Foto:LaRepublica)
(Fuente: Canal N/Foto:LaRepublica)
La joven afirmó que si su padre hubiese sido escuchado por las autoridades fiscales, continuaría con vida.

Portando un chaleco antibalas, Fiorella Nolasco, hija del asesinado exconsejero regional, Ezequiel Nolasco, se presentó en la audiencia pública descentralizada que la Comisión de Fiscalización realizó en Chimbote, en donde aseveró que “la justicia está comprada”.

Luciendo algo afectada por las amenazas de muerte, la joven tuvo la valentía de continuar denunciando a quienes cree que son los responsables director del asesinato de su padre y de su hermano.

“Mataron a mi hermano y ahora callaron a mi papá, ¿por qué? Porque él denunciaba la corrupción y  pedía justicia sobre el asesinato de mi hermano, porque fueron a matarlo a él. (…) Se encadenó, se desnudó, habló con fiscales que se cambiaron. Avanzaban y retrocedían el proceso”, señaló.

Nolasco sostuvo que su padre nunca fue escuchado por las autoridades fiscales, a quien en reiteradas ocasiones dio aviso que era víctima de amenazas y que su hijo político falleció cuando pretendían asesinarlo.

En esa línea, indicó que si el anterior presidente de la junta de Fiscales del Santa, Dante Farro, le hubiera hecho caso a su padre, este seguiría vivo. Indicó que la actual fiscal que ocupa el cargo, Nancy Moreno, sí hubiese impedido la muerte del exconsejero regional.

“Si hubiese cambiado a la que yo le tengo mucho respeto, a la fiscal Nancy Moreno, a mi papa no lo hubieran matado, porque hubiese habido justicia, si hubiesen hecho las cosas correctamente”, exclamó.

Incluso, Nolasco le pidió al fiscal de la Nación, José Peláez Bardales, una audiencia aparte para entregarle la documentación que su padre siempre quiso entregar a las autoridades, pero que nunca llegó a ser investigada por intereses de las personas que se perjudicarían.

“Yo tengo muchos documentos, muchas cosas que mi papá se ha encargado de guardar; muchos periódicos, muchos documentos, pero nadie le ha hecho caso porque la justicia aquí ha estado comprada. Esa es la verdad. Lamentablemente ha estado comprada”, apuntó.

Entrevista a Max Hernández de Enrique Patriau.

Fuente: La República

“Con estos desniveles educativos, es difícil que la democracia se valore”

lección. A propósito de su rol en la comisión Uchuraccay, Hernández afirma que la búsqueda de la propia identidad en la Historia es un elemento fundamental para la democracia.
lección. A propósito de su rol en la comisión Uchuraccay, Hernández afirma que la búsqueda de la propia identidad en la Historia es un elemento fundamental para la democracia.
Max Hernández. Psiconalista. Ex secretario ejecutivo del Acuerdo Nacional y actual miembro de su comité consultivo.

La cita es a las 8:50 am, puntualidad inglesa. Max Hernández nos recibe en su estudio miraflorino, con su repleta biblioteca. En la conversación se van sucediendo el agudo observador y el brillante psicoanalista. Todo junto. “Mi deformación profesional es terrible”, advierte. En el contexto de una democracia –la peruana– que no termina de cuajar, Hernández es un convencido del diálogo como solución para arribar a acuerdos duraderos. Cree que el presidente Ollanta Humala no es alguien muy proclive a dialogar y que en el caso de la primera dama Nadine Heredia se aprecia una “excesiva exposición”. También hay algunos minutos para la poesía, con cita a Quevedo incluida.

En una carta suya que Mirko Lauer reproduce en su columna, advierte que la reciente crisis ministerial puso de manifiesto problemas estructurales del país. Dice que no estamos adscritos al “credo democrático”. ¿Por qué cree que nuestra democracia es tan frágil?

Tengo la impresión de que la base de nuestras instituciones republicanas estuvo demasiado marcada por la herencia colonial y que nuestra democracia tuvo una cierta cualidad griega. Los griegos tenían una democracia que no comprendía a los esclavos, y acá la visión republicana incluyó fundamentalmente a las élites. Una prueba es que uno de los periodos de mayor importancia democrática en el país fue la llamada República Aristocrática. Armando Villanueva criticaba a Jorge Basadre porque, dice, debió llamarla república plutocrática. Lo fundamental es que el cultivo de la lógica democrática que primó en esos años no democratizó al país.

Una paradoja.

Lo es.

Puede ocurrir lo contrario. Hay autoritarismos más inclusivos.

Exactamente. Leguía fue un gobierno autoritario, al final incluso dictatorial, pero fue democratizador porque abrió cauce a las clases medias.

Lo mismo se dice de los populismos, que pueden tener una raíz autoritaria y ser inclusivos.

Es muy actual lo de los populismos. A mi manera de entender, mientras no resolvamos esta paradoja, de que la democracia termina siendo vista como una cosa de élites, una versión aristocrática de la poliarquía de Dahl, la gente seguirá diciendo que los autoritarismos son más incluyentes…

Es lo que se dice de Fujimori.  

Hablé de Leguía y podríamos mencionar a Velasco, Fujimori. Debemos digerir esta paradoja y recordar, además, que la democracia ha sido una conquista de incursiones populares en la que partidos muy vinculados con la izquierda jugaron un papel importante, en los treintas y cuarentas.  Por la desgracia de Sendero Luminoso suele plantearse la ecuación de que cualquier protesta popular con tintes de izquierda equivale a abrirle la puerta al terrorismo. En fin, no sé si le he respondido su pregunta. Como verá, mi deformación profesional es  una cosa terrible.

¿Qué  percibe que no le gusta al peruano de la democracia? ¿Ha pensado en eso?

Somos un país enormemente diverso y la diversidad es un inmenso valor. Claro, la diversidad como concepto abstracto es muy atractiva y valiosa, aunque en la práctica es un problema porque es muy difícil reconocer a un otro distinto de mí. Es más fácil aceptar a un otro cuando es mi imagen o mi reflejo. La diversidad cultural, étnica, de lenguas y acentos, hace que la ficción legal de la democracia, de que todos somos iguales cuando en realidad somos diferentes…

Somos iguales en derechos, digamos.

De acuerdo, pero esa ficción, necesaria, de que todos somos iguales en derechos y oportunidades, es cuestionada porque las evidencias inmediatas subrayan que no es así. Igual, hemos avanzado mucho. Tengo una edad respetable y he visto cambios sustanciales. Ahora hay un sentido mucho mayor de la democracia, aunque se exaltan muchas veces comportamientos abominables como el racismo. Sin embargo, el hecho de que se denuncien esos comportamientos quiere decir que no es la situación aceptable o prevalente.

Ah, claro, antes se ocultaba o toleraba…

Me decían ayer (jueves) que en el Congreso se ha condecorado a un homofóbico recalcitrante. No sé qué más ha hecho ese señor para recibir un reconocimiento público, pero si es solamente por su homofobia, no pues, eso no se hace. Otra cosa: si tenemos los desniveles educativos que tenemos, es bien difícil que la democracia se valore. Cada vez es más clara la nefasta influencia de la desnutrición crónica infantil sobre las capacidades futuras de los niños. Hay una expresión horrible, que revela la metafísica de este momento mundial, donde todo es materia, mercancía, utilidad: material humano. Bueno, ¿con ese material humano cómo vamos a tener éxitos educativos? Eso afecta, desde luego.
Si el 2016 finalmente elegimos democráticamente a un nuevo gobierno, será una buena noticia.

Romperíamos un récord.

Es algo muy importante. Hay que cuidarlo. Lo que pasa es que hay demasiada desconfianza y sospecha. El hecho de que, antes, las tensiones entre el Ejecutivo y el Legislativo fueran poco menos que la antesala de un golpe de Estado, hicieron suponer que la reciente crisis, con los votos en abstención, podría derivar en un golpe, que se trataba de una situación institucional gravísima…

La hipérbole disfrazada de análisis, algo muy común en el Perú, ¿no?

Y ese es otro tema. Tenemos un problema con el lenguaje. Yo no voy a olvidarme una vez que estaba en un ómnibus para turistas, en Madrid, cuando de pronto vimos que un ciclista se cayó y se raspó la cara. La tenía roja. Entonces, una chica peruana gritó: “se ha destrozado la cara”. Y otra le siguió: “qué horror”. Y un español que estaba ahí les dijo: “hombre, que se ha desollado la mejilla” (risas). Esta tendencia a la hipérbole que tenemos es preocupante. Para cierta gente la  hipérbole tiene el valor de una descripción exacta de lo que ocurre.  ¿Gravísima crisis constitucional? Le cuento otra, estaba en Roma, en medio de una crisis ministerial, y le pregunté a un gran amigo mío: “¿qué va a pasar con Italia?”. Me miró, con un aire…

¿Condescendiente?    

De condescendencia amical, y me dijo: “Max, nosotros hemos digerido hasta a los bárbaros”. Claro, ¿cómo no iban a digerir una pequeña crisis? Esto se lo menciono porque nosotros también somos una civilización vieja. Tenemos raigambres autóctonas, hispanas, y debiéramos pensar más como una sociedad vieja.

En esa carta que reproduce Lauer, usted  también se pregunta qué hacer para que Ollanta Humala se dé plena cuenta de que es el Presidente.

Es que él es el presidente de todos los peruanos y eso implica dialogar con todos los que representan a las fuerzas políticas.

¿Es poco proclive al diálogo el presidente Humala?

No ha utilizado espacios de diálogo y no ha practicado él mismo el diálogo. Cuando era dirigente estudiantil leíamos los discursos de un patricio argentino, Belisario Roldán, con una serie de metáforas absolutamente deslumbrantes. Hay gente, en cambio, a la que no le gusta mucho hablar. Pero una cosa es hablar y otra dialogar. Preocuparse por lo que el otro sostiene o defiende no desdibuja la imagen presidencial, al contrario, la consolida, le da fuerza. De repente, mis años en el Acuerdo Nacional, como dicen algunos amigos, han hecho que pierda el filo, que crea que todo se resuelva dialogando, y puede que haya algo de eso…

¿Qué sobrevalore el diálogo?

Yo sé que es mucho más fácil intercambiar palabras que decidir, pero hay medidas que, si se pudieran dialogar de antemano, tendrían un mayor respaldo. Me alegra mucho que se solucionara lo de La Parada. Ahora, si Susana Villarán, una vez elegida alcalde, hubiese propiciado un acuerdo edil con ciertos puntos entre los cuales se incluyera resolver el problema de La Parada, todas las fuerzas políticas se hubieran comprometido por tratarse de una necesidad de bien común, y de repente no hubiese ocurrido el episodio de la intervención fallida que recordamos.

Lo que yo siento es que la idea del diálogo está muy socorrida. Es muy importante dialogar, por cierto, aunque se vende casi como la solución milagrosa.

Evidentemente, si planteo solucionar un problema de alta tensión con un diálogo ad hoc, no funcionará. A veces se llega a una situación en la que un grupo, para hacerse oír, bloquea carreteras. Entonces se crea una mesa de diálogo, se arriba a un acuerdo forzado que, siendo cínicos, las autoridades y quienes reclaman saben que no se cumplirá, por lo que en seis meses volverá a surgir el problema. Ese es un sistema en permanente funcionamiento, pero a eso no lo podemos llamar diálogo.

No sé, es como llamarle amor a un ‘choque y fuga’.

No puedo dejar de preguntarle por Nadine Heredia. Cuando observa Palacio de Gobierno, ¿ve a un Presidente o a una pareja presidencial?  

Nadine es una mujer joven, atractiva, y me imagino que le gusta el calor del público…

A todo político le gusta el calor público. Ella lo es.

No solamente al político. Yo, como psicoanalista, debería estar encerrado en mi consultorio, manteniendo el perfil público más bajo, pero si me meto en estas cosas es que hay algo que me gusta.

Por eso no puedo criticar que a alguien le guste salir en público. Sí creo que ha debido mantener una actitud de menor exposición mediática. En una situación hipotética, ¿qué pasaría si un presidente X consultara absolutamente todo con su esposa Z en privado? ¿Alguien diría algo? Creo que hay una excesiva exposición en el caso de la señora Nadine. Por supuesto, alguien puede criticar que me refiera a este tema como un asunto de forma. Podría citar una frase de Fernando Belaunde: “en política, a veces, la forma es el fondo”.  La Constitución dice que el Presidente personifica a la nación, y la nación, señor, no se casa con nadie.

En su último libro ‘En los márgenes de nuestra memoria histórica’, usted lleva a el Perú al diván…

No soy tan vanidoso como para creer que el Perú vendría a mi diván (risas).

A lo que iba, es que le dedica un gran espacio a Uchuraccay. Usted integró la comisión investigadora, con Mario Vargas Llosa. Debe ser el caso que más lo marcó en su carrera.

Sí, es cierto… es cierto. Yo sí creo que lo que se dijo en ese informe fue válido. No se intentó matar a los periodistas porque hubo una decisión, porque iban a descubrir una verdad tremebunda. Fue un conjunto brutal de circunstancias muy lamentables. Sí, siento que no tuvimos la claridad de ver lo que pasaba en ese momento en el Perú. Fue uno de los momentos más difíciles, sí. Pero quiero subrayar el compromiso de Mario Vargas Llosa con la búsqueda de la verdad. Tengo el recuerdo, nítido, de una conversación que tuvimos, en una noche de insomnio…

¿Sobre Uchuraccay?

Sí, allá en Huamanga. El intento de Mario de explicar lo que ocurrió era claro, comprometido. Uchuraccay es como una gran cala en la profundidad histórica del Perú, un ejemplo de que los problemas acumulados de larga data pueden reventar de una manera terrible. Por eso sigo creyendo que el diálogo, la búsqueda de la propia identidad en la Historia, son elementos fundamentales para la democracia.

“CUANDO ME PSICOANALICÉ, NO ME GUSTÓ MUCHO LO QUE ENCONTRÉ…PERO TAMPOCO ERA PARA TIRARME PIEDRAS”

En su reciente libro también explora la guerra con Chile, y habla de la rabia narcisista, esa que se expresa hacia adentro. ¿El reciente fallo de La Haya puede ayudar a superarla?

El historiador Daniel Parodi plantea cómo adentrándose en lo que ocurrió en la guerra fue resolviendo un conflicto interno que no le permitía ser neutral, en la medida de lo posible. Igual, usted sabe que a los psicoanalistas nos enseñan a ser neutrales frente al paciente. Es muy difícil. Lo que yo he querido hacer es aproximarme un poco a la historia.

¿Pero usted cree que tras el fallo de la Haya ese rencor, hacia afuera y también hacia dentro, puede ser dejado atrás?

De todas maneras. Esa rabia narcisista la hemos cultivado. Hay cartas terribles de Ricardo Palma, que alguna vez me hizo leer Nelson Manrique, en donde dice que con esta población nunca vamos a ganar la guerra. Ese tipo de cosas siguen reverberando, pero tenemos que dejarnos de vainas ya.

¿Usted se psicoanaliza?

Claro, para ser psicoanalista tenemos que pasar por un psicoanálisis personal.

¿Y le gustó lo que encontró?

No mucho. Pero tampoco era para tirarme piedras. Hay cosas feas que me siguen dando vueltas. Uno dice: “caray, debí haber sido mejor, pude haber sido mejor”. Y uno aprende a perdonarse. Es fundamental…

¿Perdonarse?

Uno mismo. Un análisis no es una cita con el analista, es una cita con uno mismo, de tal manera que uno nunca llega tarde. Uno puede quedarse callado, mentir en la cita, pero está. El problema de Narciso no fue que estaba enamorado de sí mismo. Eso sería hasta respetable. Lo que pasó es que se olvidó de su verdad fundamental y prefirió su imagen. El psicoanálisis enseña que la imagen es eso, imagen, y que hay una verdad más importante en uno, llena de claroscuros. Yo siempre cito a Quevedo, cuando dice: “nada me desengaña, el mundo me ha hechizado”.

Su relación con la poesía es muy intensa. ¿Lee mucho a su hermano Luis?

Sí, claro. Mis hijos tienen la impronta poética de su tío Lucho y de su tío César Calvo. Si me pidiera un eslogan de campaña, le diría: “solamente la poesía salvará al Perú”. Esa frase la decíamos en la casa, con Carlos, el hermano menor.

(más…)

Jueces becados por Álvarez liberaron a sicarios que atentaron contra Nolasco. Ángel Páez y María Elena Hidalgo. La República. 29/03/2013

Fuente: La República

Mecanismos clientelares

Foto: La República
Foto: La República
El Gobierno Regional de Áncash les pagó un curso en una universidad de San Diego, California, a 12 magistrados de la Corte Superior del Santa, entre ellos a los que absolvieron a los que atentaron contra Ezequiel Nolasco y mataron a su hijo.

Causa y efecto. El 30 de enero de este año un tribunal del Santa, Chimbote, compuesto por los magistrados Linda Vanini Chang, Pedro Rodríguez Huayaney y Roma Cruz Avilés, ordenó la excarcelación de tres sujetos acusados de haber participado en el intento de asesinato de Ezequiel Nolasco Campos. Con el discutible fallo, el brutal atentado, en el que Nolasco resultó gravemente herido y murió su hijastro Roberto Torres Blas, quedó impune.
Durante todo el proceso judicial, Ezequiel Nolasco atribuyó al presidente de la Región Áncash, César Álvarez Aguilar, la autoría intelectual del brutal ataque. Como se ha revelado recientemente, en una grabación se escucha a Álvarez burlarse de la desgracia de Nolasco: “Superman se cree. Las balas le pasan por los costados. Le meten cinco balazos y no le pasa nada”, ironizó Álvarez.
La República tuvo acceso a documentos del Gobierno Regional de Áncash que demuestran que los magistrados Vanini, Rodríguez y Cruz, quienes excarcelaron a los sicarios que intentaron asesinar a Ezequiel Nolasco, y nunca llegaron a establecer la identidad de los instigadores del crimen, fueron becados por César Álvarez para recibir un curso especializado en San Diego, California, Estados Unidos.
Los jueces pudieron inhibirse para evitar suspicacias, puesto que el gobierno de César Álvarez les pagó el curso en Norteamérica. Pero no les importó.
Justicia exprés
El tribunal presidido por Linda Vanini, e integrado por Pedro Rodríguez y Roma Cruz, absolvió a los notorios sicarios Alexis Reyes Camones, “Loco Alexis”; Arnaldo Ordinola Muñoz, “Nayo”; y Jaime Sánchez Cachay, “Piolín”.
Los documentos demuestran que en todo el proceso de adjudicación de becas para los magistrados de El Santa, César Álvarez tuvo intervención directa.
El 13 de junio del 2011, Álvarez autorizó la modificación del presupuesto para financiar la “capacitación” de los jueces. Luego, el 4 de julio del 2012, dispuso que la Sub Región Pacífico, dependiente de su administración, destinara 120 mil soles para financiar el curso en los Estados Unidos.
El 21 de octubre del mismo año, la Escuela de Derecho California Western, ubicada en San Diego, comunicó al gobierno regional que el costo del servicio era de 7 mil 200 dólares.  El 11 de octubre, con fondos de la Región Áncash, se pagó a la agencia “Scala Tours” los pasajes para los 12 magistrados que viajarían a San Diego para recibir las clases del 19 al 21 de octubre del 2012.
En la lista de afortunados becarios, como se observa en los documentos que reproduce
La República, aparecen la presidenta de Sala Penal Liquidadora Transitoria de la Corte Superior de Justicia del Santa, Linda Vanini, así como Roma Cruz, quien sustentó el fallo que liberó a los sicarios, y Pedro Rodríguez, quien votó también por la absolución de los acusados de intentar asesinar a Ezequiel Nolasco.
A LA MEDIDA
Cuando salieron de viaje a los Estados Unidos, los tres magistrados mencionados pertenecían a la Corte Superior del Santa, donde por coincidencia se encontraba el expediente del proceso contra los que pretendieron matar a Ezequiel Nolasco.
En efecto, según consta en la resolución del 1° de agosto del 2012, suscrita por el presidente de la Corte Superior del Santa, Daniel Vásquez Cárdenas, Vanini, Cruz y Rodríguez a California conformaban la Sala Penal de Chimbote.
Cuando retornaron al Perú, estos magistrados ventilaron el caso del intento de homicidio de Nolasco y el asesinato de su hijastro, y absolvieron a tres de los sicarios.
Los jueces conocían perfectamente las denuncias públicas de Ezequiel Nolasco contra el presidente de la Región Áncash, César Álvarez, a quien señalaba como el cerebro del atentado.
Sin embargo, los magistrados no tuvieron reparos en llevar adelante un proceso judicial en el que Álvarez, el funcionario que autorizó el financiamiento de las becas, estaba de alguna forma relacionado por la imputación de la víctima, Ezequiel Nolasco.
Lo peor es que son más los jueces becados que tuvieron en sus manos casos vinculados con César Álvarez.

EL CASO DE LOS MAGISTRADOS SOTELO Y LOMPARTE

Los jueces Eloy Sotelo Mateo y Walter Lomparte Sánchez, de la Corte Superior del Santa, también viajaron a California becados por el Gobierno Regional de Áncash, presidido por César Álvarez Aguilar.
Como en el caso de Linda Vanini, Roma Cruz y Pedro Rodríguez, los magistrados Eloy Sotelo y Walter Lomparte participaron en casos relacionados con César Álvarez y resolvieron a favor de sus allegados.
El 19 de julio del 2012, cuando presidía la Sala de Apelaciones de la Corte Superior del Santa, Walter Lomparte, en lugar de disponer la detención del empresario constructor Jack Castillo Castillo, implicado en el asesinato del fiscal Luis Sánchez Coloma, confirmó solamente su comparecencia. Castillo es conocido por ganar las licitaciones de obras públicas de la región Áncash y se le atribuye cercanía con Álvarez. Tres meses después, Lomparte resultó becado a California.
El 13 de junio del 2013, el juez Eloy Sotelo excluyó al alcalde provincial del Santa, Luis Arroyo, del caso del centro de espionaje conocido como La Centralita. Arroyo es miembro del entorno íntimo de César Álvarez. El juez Sotelo fue becario de la región Áncash.

(más…)

El profeta Ezequiel. Juan de la Puente. La República. 28/03/2014

Fuente: La República

El asesinato del ex consejero regional Ezequiel Nolasco dispara las alarmas sobre la extrema violencia política y corrupción en la región Áncash. En realidad, descubre para la opinión pública nacional y para la política limeña un truculento escenario que los ancashinos conocen bien.

En esa región, la balas silenciadoras, los jueces y fiscales comprados o amenazados, los policías vendidos y los periodistas alquilados, forman parte de un paisaje con el que conviven los ciudadanos. Los sucesos que han modelado ese escenario, especialmente las denuncias de corrupción y los asesinatos, fueron poco más que una noticia. Su persistencia no logró impactar decisivamente a las seis instituciones de alcance nacional llamadas a combatir el delito o controlar el poder, el Congreso, el Poder Judicial, la Procuraduría (Ministerio de Justicia), la Policía (Ministerio del Interior), el Ministerio Público y la Contraloría General de la República. Estas han respondido que hicieron algo de lo que les correspondía, que la falta de eficacia se debe al papel de otras instituciones y que carecieron de recursos para alcanzar mayores logros. Es probable que estos argumentos sean de algún modo ciertos aunque la verdad es más compleja y dramática.

En casi todas estas instituciones operó un mecanismo ilegal que bloqueó las denuncias o su desarrollo procesal con marcado éxito. Este no es un trabajo empírico, sino el resultado de un proyecto mafioso sostenible por su capacidad operativa y los recursos financieros, políticos, legales, tecnológicos y mediáticos que desarrolla. A diferencia de las redes clásicas de corrupción del pasado, esta se construyó de abajo hacia arriba usando para sus intereses los espacios de autonomía y discrecionalidad que la descentralización ha establecido, una derivación perversa no prevista al inicio de este proceso. El atormentado tránsito de Ezequiel Nolasco desde el año 2010 testimonia la fuerza de la red ilegal a la que se enfrentó y sucumbió; todos sus movimientos fueron contestados con éxito.

Él perdió todas las batallas emprendidas, en los ámbitos administrativo, policial, judicial y parlamentario. También perdió la batalla de la opinión pública porque su voz, mucho antes de las balas asesinas, fue silenciada por una prensa regional arreglada bajo la mesa y sobre la mesa, con muy escasas excepciones. Las tres veces que este hombre, martirizado ya por la muerte de su hijo y por su propia persecución, se encadenó en la puerta de la Corte Superior de Justicia del Santa (Chimbote) aparecieron como una dolorosa confesión de su impotencia y fracaso. La mala noticia, lluvia sobre mojado, es que el caso de Áncash no es único. Los datos a la mano indican que en varias regiones se han organizado mafias locales con alcance nacional y en otros casos de origen municipal con el mismo éxito.

Sin embargo, no todas las regiones o ciudades tienen un Ezequiel Nolasco que a costa de su vida ha dejado testimonio de la realidad. Casos similares a los de Áncash están atrapados en el Congreso, han sido trabados en las fiscalías o han merecido sentencias cargadas de impunidad. En Áncash ha fracasado todo o casi todo, la democracia, la descentralización y la libertad de expresión. Desde la primera elección regional no ha sido posible construir allí un proyecto regional abierto y democrático; contrariamente, se ha acentuado la fragmentación social y política, las prácticas clientelares y la organización de un poder resistente a la rendición de cuentas.

El proceso de descentralización ha sido en esa región hasta ahora la transición hacia un estado débil y corrupto, personalizado al extremo y carente de elites moderadoras y articuladoras del debate. El rasgo que define el espacio público allí es un alto protagonismo de actores informales y, sobre todo, ilegales, cuya lucha por el poder carece de límites con una marcada preferencia por el uso de la violencia para resolver las disputas políticas. La pregunta de qué hacer con Áncash debería ser qué hacer con la descentralización.

Cuatro grupos criminales se disputan Chincha y desafían a sus autoridades. La República. 10/03/2014

Fuente: La República

 Los detenidos son liberados por la justicia, por la inconsistencia de las pruebas o porque los testigos se retractan.
Los detenidos son liberados por la justicia, por la inconsistencia de las pruebas o porque los testigos se retractan.
Amenaza. Bandas se dedican a extorsionar, asesinar por encargo, y se disputan la ciudad como si fueran sus territorios. Empresarios, policías y hasta periodistas son sus víctimas. Ellos se pasean libremente porque los testigos se retractan por temor. Autoridades judiciales están con las manos atadas en esta provincia de Ica (más…)